was successfully added to your cart.
En medio de un sorprendente bosque de nubes, a más de dos mil cuatrocientos metros de altitud sobre el nivel del mar, se halla la ciudadela de Machu Picchu

En medio de un sorprendente bosque de nubes, a más de dos mil cuatrocientos metros de altitud sobre el nivel del mar, se halla la ciudadela de Machu Picchu, situada en un sorprendente enclave ubicado en la cordillera Oriental del sur de Perú.

Este cautivador lugar fue utilizado por los Incas como centro religioso del imperio durante algunas etapas de su historia. Muchas son las especulaciones sobre los verdaderos orígenes de este mágico enclave, quizá perteneciente a una avanzada civilización mucho más antigua que los propios incas. Sus increíbles muros de gigantescas piedras, ensambladas con tanta maestría como ingenio, son indicativos de que una alta tecnología fue utilizada para su construcción y, entre sus muros y calles, aún surgen misterios que son de difícil respuesta.

Uno de los elementos imprescindibles de la ciudad es el agua que junto con el sol son parte esencial de Machu Picchu, de hecho el agua mana de fuentes y serpentea por canales precipitándose en cascadas haciendo que la ciudadela sea parte íntegra con este elemento imprescindible para la vida.

En uno de los edificios conocido como la casa de los espejos de agua, se pueden observar dos estanques circulares de granito que han sido tallados para formar parte del suelo y que mantienen en reposo una fina película de agua. Las interpretaciones sobre este enigmático lugar son variadas y los historiadores no se ponen de acuerdo de cómo los antiguos habitantes hacían uso de esos singulares espejos.

Algunas teorías apoyan el uso astronómico para poder observar los puntos clave del ciclo solar, otras sostienen que estos estanques son simples morteros para moler el maíz o recipientes para albergar tintes naturales que ayudaban a colorear las telas. Por lo que este lugar podría ser un taller o un lugar ceremonial sagrado…

Los arqueólogos atribuyen la construcción de Machu Picchu al rey inca Pachacútec (que significa aquel que altera el espacio y el tiempo) Titu Cusi que fue el gran transformador del imperio inca. Haciendo frente al poderoso ejército de los chancas que fueron vencidos tan severamente que la leyenda relata que hasta las piedras se levantaran para luchar a su lado.

El cronista español Sarmiento de Gamboa narra al respecto de esta batalla cómo durante el asedio de los chancas a Pachacútec a éste se le presento una persona en el aire como si fuera el sol y le dijo que ganaría la batalla, mostrándole un espejo en el que el joven inca vio todas las naciones que conquistaría en un futuro.

¿Quién era este ser que se presentó ante él flotando en el aire haciéndose llamar Dios Sol? ¿El espejo con el que podía ver el futuro era algún tipo de tecnología que aún desconocemos? ¿Es posible que este Dios fuera el responsable de transformar las piedras en los guerreros que ayudaron a derrotar a los chancas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies