was successfully added to your cart.

Carrito

Lia Fail la Piedra del Destino

Por 10 mayo, 2019 mayo 11th, 2019 Reflexiones misteriosas
Lia Fail la Piedra del Destino

En lo alto de la colina de Tara, en el condado de Meath (Irlanda), se encuentra un menhir muy erosionado de granito gris de aproximadamente 1 metro de altura. Este antiguo lugar arqueológico de gran importancia está directamente asociado con los antiguos rituales sagrados de la realeza y fue desde este lugar que el Ard Ri, o el Alto Rey de Irlanda, gobernó su tierra.

El término LIa hace referencia a una piedra importante, un bloque con un propósito, no únicamente una roca cualquiera, sino una piedra que se utiliza como marcador de límites, monumentos o dólmenes. También se asocia al envejecimiento y el conocimiento. Por otra parte el término Fáil significa seto o muro, cama o protección. Por lo que probablemente, entonces, su título podría definirse como “la piedra que protege el conocimiento sagrado”.

La leyenda cuenta que la piedra fue tallada por Morfessa (cuyo nombre significa “Gran Saber”), druida que gobernaba Fallilas, una de las cuatro islas perdidas del norte según la mitología irlandesa, y fue uno de los Cuatro Tesoros que trajo consigo cuando llegó a Irlanda junto a la misteriosa Tuatha Danann.

Lia Fáil, también es conocida como la Piedra del Destino o la Piedra de la Coronación. Se dice que su llanto confirmó la coronación del legítimo Rey Supremo de Irlanda cuando sus pies se posaron sobre ella y que su rugido se escuchó en toda la tierra. Se decía también que los poderes mágicos de la Piedra le habían rejuvenecido y le habían otorgado un largo reinado.

En el año 500 d.C. el Gran Rey Murtagh entregó un gran fragmento de la piedra a su hermano, Fergus, quien fue coronado como gobernante de la Dalriada en Escocia.

Algunos entendidos e historiadores afirman que Lia Fáil fue originalmente la piedra conocida como la “almohada de Jacob”, que aparece en el libro del Génesis y según la Biblia, Jacob tuvo sobre ésta una visión mientras dormía. Otros dicen que esta piedra fue traída desde Irlanda por la reina egipcia Nefertiti.

Otras voces apuntan a que la auténtica piedra de Lia Fáil fue escondida por dos monjes escoceses, probablemente debajo del rio Tay o en Dunsinane Hill, en las Tierras Altas escocesas y allí permanece a día de hoy.