was successfully added to your cart.

Carrito

El Caso Roswell

Por 16 agosto, 2018 diciembre 3rd, 2018 Reflexiones misteriosas
CASO ROSWELL

La localidad estadounidense de Rosewell, ubicada en el estado de Nuevo Méjico, sigue escondiendo a día de hoy uno de los misterios sobre el fenómeno OVNI (Objeto Volador No Identificado) más famosos y más contradictorios de la historia, que hace referencia al hipotético choque de una nave de origen no terrestre en un lugar cercano a esta ciudad.

Más concretamente los hechos indican que un granjero, llamado Mac Brazel, halló diversos restos de lo que parecía ser un “platillo volante” esparcidos por su rancho y, el 5 de julio de 1947, lo comunica a las autoridades. Posteriormente un alto mando del ejército visita dicha zona y la versión de los hechos cambia por completo, justificando que se trata del impacto del Globo Mogul, un proyecto secreto con el que Estados Unidos pretendía espiar a la Antigua Unión Soviética (URSS) durante la Guerra Fría.

Diversos informes publicados posteriormente por las autoridades pertinentes corroboraron dicha versión, por lo que no fue hasta 1978 cuando el incidente de Rosewell cobró especial relevancia debido a una investigación llevada a cabo por Stanton T. Friedman y William L. Moore, quienes cotejaron los resultados de las entrevistas que habían estado realizando y dejaron en evidencia la versión oficial dada por el Gobierno Americano sobre el accidente del Globo Mogul.

Tras este suceso varios son los militares y científicos que, tras retirarse de sus puestos de trabajo, han afirmado la existencia de lugares y bases secretas en la que podrían existir laboratorios en los que, teóricamente, se estudian a extraterrestres, tanto vivos como muertos.

Según algunas declaraciones de un militar retirado de las Fuerzas Aéreas de los EE.UU. los cuerpos y los restos del “platillo volante”, encontrados en 1947 en el rancho de Roswell, habrían sido trasladados a la base secreta de alta seguridad de Wright-Patterson, situada en Ohio. Lugar en el que existirían túneles y bóvedas secretas en los cuales se llevarían a cabo las investigaciones realizadas por  algún tipo de organización gubernamental paralela e independiente al gobierno. Hecho que también constata el astronauta del Apolo 14 Edgar Mitchell, fallecido en 2016, quien tras su muerte se llevó consigo los secretos de estas afirmaciones sin dejar ninguna prueba que las corrobore.

Pese a las imágenes obtenidas y mostradas en televisión, la cuales han dado pie a la realización y producción de diferentes documentales y películas a lo largo de los años, jamás se ha tenido evidencia de que estas afirmaciones fueran ciertas, así como siempre ha habido cierta duda de que los cuerpos de extraterrestres mostrados en ellas fueran reales. Lo que sí es evidente es que podemos considerar al Caso Roswell como el nacimiento de la ufología moderna.