was successfully added to your cart.

Carrito

Die Glocke la Campana Nazi

Die-Gloke-la-campana-Nazi

Ya en la fase final de la Segunda Guerra Mundial el ejército nazi de Adolf Hitler, llevó a cabo un plan ultra secreto llamado Die Glocke la Campana Nazi (la cual sería su traducción del alemán). Este proyecto tuvo como objetivo la construcción de un extraño artefacto volador sobre el que recaen numerosas hipótesis sobre cuál era su verdadero propósito.

Durante los últimos años de la contienda el ejército alemán, mediante sus científicos e ingenieros, incrementó sus investigaciones en todo lo relacionado a planos de cohetes, aeroplanos a reacción, o enormes tanques de dimensiones gigantescas con el claro objetivo de dar un vuelco al curso de los acontecimientos. Este hecho fue conocido como Wunderwaffen, armas maravillosas.

Pero lo que realmente hace que Die Glocke, La Campana Nazi, sea algo especial es todo el misterio que envuelve a este peculiar proyecto secreto: ¿Cuál era realmente su verdadera misión? ¿Existió realmente? ¿Dónde se encuentra a día de hoy?

Durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial, entre 1943 y 1945, los nazis ordenaron construir a los trabajadores forzados, soviéticos y polacos, una instalación secreta de máxima seguridad conocida como Der Riese (El Gigante), la cual tenía 7 laboratorios, escondidos bajo las montañas de Owl y el castillo de Ksiaz.

En este lugar se desarrollaron investigaciones y trabajos secretos que dieron como resultado a la misteriosa Die  la cual estaba realizada en una aleación de un metal muy pesado y que mediante gruesas cadenas permanecía anclada al suelo.

Tenía un tamaño aproximado de 5 metros de alto y unos 3 de diámetro. Poseía 2 cilindros rotatorios los cuales contenían una sustancia muy parecida al mercurio, conocida con el nombre de xerum 525, la cual tenía una enorme carga radioactiva, por lo que numerosos científicos que trabajaban en este proyecto murieron a causa del cáncer. La parte externa de Die Glocke era de cerámica, material con el que se forra a los transbordadores espaciales para aislamiento térmico.

El general Hans Kammler, de las SS, fue el científico encargado al mando del proyecto ultra secreto que fue bautizado con los nombres de Kronos (tiempo) y Lanterntrager (portador de luz), y en cuyos documentos secretos hacia curiosas referencias a una Puerta del Tiempo.

En la recta final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los ejércitos soviéticos estaban a punto de llegar a Ludwikowice, una pequeña aldea fronteriza con Chequia, en las minas de Wenceslao, lugar en el que se desarrollaron las primeras pruebas de La Campana, las Waffen SS, dirigidas por el oficial Karl Sporrenberg, por orden directa del führer, ejecutó a 62 científicos alemanes que trabajaban en el proyecto.

Se da la hipótesis de que el prototipo ultra secreto fue trasladado bajo fuertes medidas de seguridad a una aislada región de Noruega. A día de hoy su paradero es un misterio.